4 elementos que dejan su huella en el vino


portada

Cuanto más aprendemos sobre algo, más lo disfrutamos. A continuación enumeramos cuatro elementos que determinan la calidad del vino:

La tierra: El suelo que alberga la vid se compone de partículas de diferentes, como roca, materia orgánica y nutrientes aportando características especificas al vino. El suelo ideal para la viticultura es un suelo pobre en nutrientes, con buen drenaje y con la capacidad de retener el agua necesaria para el buen desarrollo de la planta.

El clima: La vid necesita una temperatura durante su etapa de desarrollo entre los 16 y 22º C para realizar la fotosíntesis. En climas más cálidos, el vino tendrá más cuerpo y más alcohol, por el contrario, en climas más fríos el vino será más ácido.

 

El varietal o tipo de uva: ¿Sabías que existen más de 70 especies diferentes de vides? Aunque de todas ellas solo la Vitis Vinífera se utiliza para la elaboración de vino. La variedad es fundamental a la hora de determinar el carácter de un vino. En Canarias hay 21 variedades de vid que son exclusivas a nivel mundial.

 

La elaboración: Una vez realizada la vendimia, los conocimientos y el saber hacer del enólogo de la bodega será determinante para obtener un vino de calidad: la temperatura de fermentación según el tipo de vino, el filtrado y la clarificación, la mezcla de marietales, la crianza, etc.

 

Bodega Comarcal Valle de Güímar.

 

Deja un comentario