El origen de bautizar un barco


portada

¿Cómo surgió la costumbre de bautizar barcos rompiendo una botella?  Bautizar un barco es una norma no escrita entre los marinos y las gentes de mar, que se tiene que cumplir de forma obligatoria. Ya sea una pequeña embarcación o un gran crucero de lujo, antes de su botadura todos celebran una ceremonia cuyo origen se pierde en el tiempo.

Estas tradiciones están basadas en cientos de años de antigüedad. Son ceremonias muy importantes ya que se realizan cuando un barco es puesto por primera vez en el mar después de su construcción, y se aprovecha la ocasión para bautizar la nave y darle el nombre que llevará por siempre.

Una de las prácticas más comunes durante estas ceremonias en la actualidad consiste en romper una botella sobre la proa del barco. A continuación veremos como surgió esta costumbre de bautizar los barcos rompiendo una botella:

La primera constancia que se tiene de la utilización de una botella y que ésta se rompiera sobre la embarcación en el momento del bautizo es del 21 de octubre de 1797 durante la botadura del USS Constitution en el puerto de Boston. El capitán James Sever agarró una botella de vino y la estrelló contra el mástil colocado en la proa.

No fue hasta bien entrado el siglo XIX que no comenzó a usarse la tradicional botella de champán. Fue a partir del momento en el que esta bebida espumosa se había hecho muy popular entre las clases altas y el hecho de usar esta bebida para los actos de botadura le confería un aire aristocrático, además de glamuroso.

Desde entonces la mayoría de actos en los que se ha bautizado una nueva embarcación se ha realizado con champán (o vino espumoso).

Bodega Comarcal Valle de Güímar

 

 

Deja un comentario