Historia


historia2

En 1989, 15 viticultores del Valle de Güímar (Tenerife) presididos por don Marcial Gómez decidimos formar la S.A.T. Viticultores Comarca de Güímar, con el objetivo de elaborar un vino embotellado por primera vez en la comarca.

Al no disponer de bodega propia se arrendó un salón de reducidas dimensiones en el barrio de Chacona (Güímar), en el que empezamos a elaborar y embotellar unas 15.000 botellas de vino blanco al año bajo la marca Pico Cho Marcial.

En 1996 finalizan las obras de construcción de la bodega actual en una zona privilegiada desde la que se divisa todo el valle. En aquel entonces ya éramos 95 socios y con las nuevas instalaciones pasamos a una producción de 70.000 botellas, aunque la capacidad total es de 600.000 litros. También se dió un salto de calidad apoyado por un nuevo equipo técnico encabezado por Domingo Delgado, lo que nos permitió entrar en la Denominación de Origen Valle de Güímar con los vinos Pico Cho Marcial y la nueva marca Brumas de Ayosa.

Fuimos muy innovadores allá en el 98 cuando introdujimos la botella azul para nuestro vino blanco afrutado. La historia empezó mucho antes, cuando Liliana estaba diseñando la imagen de los vinos. Se pidieron muestras de botellas a varios fabricantes, y el color azul fue como un imán.

Luego en el 2000 fuimos pioneros en Canarias en la elaboración de un vino espumoso con segunda fermentación en botella, según el método champenoise. No era sólo un reto técnico, sino más bien una obligación al disponer de uvas con características de maduración muy apropiadas para ser elaboradas de esa manera. Llegamos a obtener algunos premios internacionales con nuestro Brut Nature y sigue siendo una referencia.

Hoy en día la bodega es propiedad de 152 familias que cultivamos nuestras propias viñas en fincas hasta los 1500 metros de altitud, distribuidas en terrazas de difícil acceso, no mecanizables y en algunos casos sin agua de riego. Casi se podría decir que se trata de una viticultura heroica. Nuestra producción está limitada por la cantidad de uva que somos capaces de cosechar actualmente, en torno a los 250.000 kilos; sin embargo seguimos con la misma ilusión y compromiso con la calidad de nuestro producto.

En todos estos años hemos conseguido numerosos reconocimientos regionales, nacionales e internacionales; convirtiéndonos en un referente en vinos blancos con el Brumas de Ayosa Afrutado. Además, de elaborar uno de los primeros Espumosos de Calidad Brut Nature y el primer Espumoso de Calidad Brut Nature Reserva de Canarias.