Los vinos blancos también maridan con la carne


portada

Sabemos que las reglas populares dicen que los vinos tintos maridan con la carne y los vinos blancos con el pescado. Sin embargo, este mito ha ido quedando un poco desterrado por las nuevas tendencias en gastronomía que animan a experimentar con nuestros paladares. Así lo han hecho los expertos y aseguran que el vino blanco también marida con carne.

Se recomienda escoger un vino blanco en el que destaque la acidez para carnes ahumadas o especiada con sabores fuertes. Si la carne es de pollo, el vino blanco potenciará los sabores. En el caso de cordero asado lo ideal es acompañarlo con vinos blancos jóvenes y afrutados, por el contrario si es cerdo con salsas acompañando o marinado mejor que sea un blanco seco y joven.

La ventaja de los vinos blancos es que tienen la acidez necesaria para experimentar un contraste con el plato.

Los expertos recomiendan en concreto no acompañar con vino tinto a las carnes blancas   como el conejo, el pollo, el cordero o el cerdo ya que tiene un sabor ligero y suave, por lo que no se recomienda un vino tinto para acompañarlas porque opacaría completamente el sabor de la carne con el de los taninos. Además también aconsejan combinar platos salados con vinos blancos dulces y buscar un intensidad similar de sabor.

En definitiva, en el mundo del maridaje no hay nada escrito, olvídate de prejuicios y atrévete a encontrar el vino perfecto para tu plato, los vinos blancos también maridan con la carne.

 

Bodega Comarcal Valle de Güímar.

 

Deja un comentario