Taninos y sulfitos en el vino


portada

El mundo del vino sabemos que lleva asociado un vocabulario tan amplio que muchas veces no sabemos a que hacen referencia exactamente. En este artículo vamos a profundizar un poco en explicar que son los taninos y sulfitos.

Taninos del vino

Son sustancias que provienen del polifenol y le dan al vino una sensación de astringencia y aspereza. Se encuentra de manera natural en las partes duras de la uva, como son la piel, las semillas y el hollejo. Al existir varios métodos de elaboración del vino se producen más cantidad de taninos en unos vinos u otros, ahí está la diferencia que percibimos en el paladar cuando catamos un vino.

Los vinos donde se suelen apreciar más taninos son los vinos tintos, mientras que en los blancos suelen ser menos perceptibles, esto es debido a la diferencia de tiempo que han estado en contacto con el hollejo entre unos y otros.

Se debe mencionar que la presencia de taninos en un vino no es perjudicial, incluso el paso del tiempo produce que se vuelvan vinos más nobles y redondos. Tampoco es igual la cantidad de taninos que contienen las diferentes variedades de uvas y no solo estas lo contienen, también podemos apreciar taninos en el té, el membrillo, almendras, nueces, manzana, etc…

 

Sulfitos en el vino

¿Te has preguntado alguna vez porque en que la etiqueta del vino suele aparecer “contiene sulfitos”?

Los sulfitos o lo que es lo mismo el dióxido de azufre una sustancia antioxidante que se encuentran en el momento en el que se separan las sustancias sólidas de la uva y se van depositando en el fondo de las barricas. Con los sulfitos se evita la presencia de bacterias y la oxidación, manteniendo así el frescor y el aroma del vino.

Sus propiedades antioxidantes también son utilizadas en la industria alimentaria.

 

Bodega Comarcal Valle de Güímar.

 

 

 

Deja un comentario