Vocabulario básico para una cata de vino


portada

Evolucionado, enmohecido, largo, picado, tánico...¿qué significan todas estas palabras en una cata de vinos? Para los que no son expertos en la materia, suele ser complicado entender muchos términos que utilizan los profesionales a la hora de explicar las características y cualidades de un vino.

Te proponemos un pequeño glosario con algunos de los términos más comunes a la hora de describir un vino.

Afrutado: vino que tiene aromas de frutas.

Amaderado: gusto de crianza en la barrica de madera.

Con aguja: existencia de burbujas (carbónico natural).

Añada: es el año de la vendimia de las uvas con las que se ha elaborado el vino y suele venir señalada en la etiqueta.

Añejo: vino sometidos a un período mínimo de envejecimiento de 24 meses.

Armonioso: con equilibrio entre sus componentes: azúcares, taninos, ácidos, alcohol, etc.

Astringente: con exceso de taninos y sabor amargoso.

Aterciopelado: es de paso suave por boca, sutil, agradable.

Bouquet: se utiliza para describir el conjunto de sensaciones olfativas que ofrece un vino.

Con carácter: características de ciertos vinos que lo convierten en inconfundible.

Complejo: con numerosos aromas y sabores, pero armónicos y equilibrados.

Con cuerpo: vino con fuerza y valores gustativos.

Desequilibrado: sin armonía entre sus componentes, por exceso o defecto de uno de ellos.

Desvaído: vino con poca consistencia en el paladar.

Elegante: cualidad del vino distinguido, con linaje de variedad noble, armonioso en el color y el aroma, equilibrado en el gusto, con bouquet y la justa crianza.

Enmohecido: vino con sabor a corcho defectuoso.

Estructura: constitución corpórea del vino, en la que deben conjugarse todos sus componentes: acidez, alcohol, taninos, densidad etc.

Evolucionado: vino que ha tenido modificaciones con el paso del tiempo.

Floral: aroma agradable de ciertos vinos que recuerda al perfume de determinadas flores.

Incisivo: con exceso de acidez.

Largo: deja en boca y nariz una sensación prolongada.

Ligero: vino con poco alcohol y extracto.

Oxidación: alteración que sufren los vinos al recibir un aporte de oxígeno en exceso.

Picado: vino con exceso de ácido acético, avinagrado.

Redondo: vino bien criado, equilibrado y armónico.

Retrogusto: es el conjunto de sensaciones que deja el vino después de saborearlo.

Sulfuroso: vino con dosis de dióxido de azufre elevadas.

Tánico: vino con demasiados taninos.

Monovarietal: Es el vino elaborado a partir de una sola variedad de uva.

Vigoroso: vino con cuerpo.

 

Bodega Comarcal Valle de Güímar.

Deja un comentario